Big Data: El fenómeno de los próximos años

Big Data: El fenómeno de los próximos años

El Big Data, o el poder de los datos. Ese podría ser el titular de los próximos años, ya se sin lugar a dudas estamos hablando de una tendencia que está llamada a transformar la vida cotidiana y a revolucionar muchos aspectos de la sociedad, desde la economía, pasando por la administración y hasta la salud y la educación.

Lo cierto es que las empresas y gobiernos son quienes han empezado a sacarle el mayor provecho al Big Data, ofreciendo una gran cantidad de oportunidades a la hora de incrementar su rentabilidad y eficiencia operativa, o elevar sus ingresos a través de la oferta personalizada de productos o servicios.


Big-data-interio

Las marcas tienen en los datos el poder, para ofrecer un mayor grado de personalización, de acuerdo al análisis de las características y circunstancias de cada consumidor, de la retención de los mejores clientes, de la definición de nuevos productos, de la identificación de nuevas oportunidades en el mercado, e incluso de la conversión de los clientes en agentes proactivos de venta.

Asimismo el Big Data les permite la reducción de los costes, a través de la optimización de los canales de aprovisionamiento, la limitación de la comunicación a aquella realmente relevante, de la detección del fraude y el dimensionamiento de las plataformas comerciales.

Además, el análisis efectivo de los datos también permitirá identificar nuevas oportunidades de mercado, acelerar el lanzamiento de nuevos productos, modificar precios, valorar con exactitud el retorno de las inversiones, prever la disposición del cliente a adquirir otro producto o elegir el momento más adecuado para hacer una oferta.

Lo cierto es que los datos son parte del futuro del marketing y la publicidad, y de acuerdo con la web alemana Acquisa, especializada en estos temas, son tres las tendencias generales que moverán el Big Data y el análisis en el 2016:

  1. La seguridad será la prioridad

En el futuro cualquier anomalía en los sistemas de datos de las empresas desencadenará alarmas en tiempo real que llegarán también en tiempo real a los responsables de los departamentos tecnológicos.

Eso sí, para detectar anomalías, deberá haber antes un software que defina lo que es “normal” y lo que es “anormal”. Si ese software detecta, por ejemplo, un número inusual de descargas en el sistema de datos de la empresa o de logins desde el extranjero, generará automáticamente alarmas y pondrá en marcha determinadas acciones para desbaratar el eventual ataque.

  1. La inteligencia artificial se tomará el análisis

La inteligencia artificial acampará a sus anchas en el análisis de datos que verá la luz a lo largo del próximo año

Además, y puesto que el software de análisis será capaz de aprender por sí mismo de anomalías que hayan tenido lugar en el pasado, los fallos en el sistema se identificarán de manera mucho más rápida.

  1. La visualización facilitará la labor

La representación visual de los sistemas de arquitectura de datos y de los procesos de negocio dentro de las empresas, se lo pondrá mucho más fácil a los trabajadores a la hora de detectar y comprender patrones y también de localizar incidentes.

El Big Data en otros contextos

Un informe realizado por la Fundación Innovación Bankinter, revisa las claves y retos de esta importante área tecnológica, en otros frentes de la vida humana tales como el combate a la delincuencia, la creación de ciudades inteligentes y la mejora en aspectos como la salud, el rendimiento personal, deportivo, laboral, etc.

Por ejemplo, el sistema de salud sería uno de los aspectos que notará la irrupción del Big data, cambiando las relaciones entre pacientes, cuidadores y profesionales sanitarios dentro y fuera del sistema de salud. Emerge claves como el autocuidado, con nuevas aplicaciones y dispositivos que proporcionan valiosa información sobre la salud y los hábitos de vida.

En el ámbito corporativo, el Big Data ha llegado como un factor importante para dar paso hacia la renovación de las estructuras jerárquicas añejas. De su mano surgirán nuevas formas de organizaciones y de relaciones entre directivos y empleados colaborando a la mejora de la eficiencia laboral y empresarial.

En seguridad traerá consigo el desarrollo de nuevas formas de combatir el crimen y asegurar la ciberseguridad. Mientras que en el deporte, el Big Data ya está cambiando el papel de los entrenadores, al tiempo de contribuir a potenciar el rendimiento físico y deportivo de los atletas.

Los expertos de la Fundación advierten que el Big Data aún tiene retos pendientes en los que trabajar para conseguir su total implementación y que se produzca el advenimiento de esta edad dorada.

Obstáculos de carácter legal, humanos, de mercado, de formato, de acceso y de habilidades y recursos técnicos y humanos que faciliten el desarrollo de esta tecnología. Estos retos, advierten los autores del informe, obligarán a replantear fórmulas de protección y privacidad para proteger la identidad y evitar el robo de identidad; crear nuevas disciplinas educativas para el tratamiento masivo de datos; el desarrollo de nuevos niveles operativos para la autogestión de las ciudades inteligentes; la adopción de la tecnología de los sensores que monitorizan todos nuestros movimientos o la creación de nuevos ordenadores cuánticos que procesen y almacenen los datos, etc.

 

Por Periodista Digital, Ricardo Rodríguez

Equipo Mipagina.net

Envíanos un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.