Una web, más que una imagen

diseñosAsí como la arquitectura emplea cantidad de recursos de medición, análisis y seguimiento, el diseño de una página web, también utiliza una serie de pasos y lineamientos para que el resultado final sea exitoso.

Por lo general, cuando una empresa o empresario se acercan a una empresa de diseño web, están muy enfocados en lo que tiene que ver con la imagen, es decir con el área meramente del diseño gráfico y no le dan la misma importancia a la parte de la ingeniería o el contenido.

Para esto se necesita buscar asesoría y lo mejor es hacerlo con un equipo interdisciplinario, que incluya, además de los diseñadores gráficos, a un ingeniero de sistemas y a un comunicador social.

Cada uno de ellos da una mirada distinta  al proyecto web y hace aportes importantes. El diseñador desde el ámbito de lo visual, el ingeniero desde el punto de vista de la usabilidad del sitio, la navegabilidad y las aplicaciones, y el comunicador social es el que se encarga de los textos y la corrección de estilo, que muy de lado se ha dejado, a decir de muchas páginas que se encuentran en el ciberespacio y presentan grandes fallas en lo relacionado con la  ortografía y orto-tipografía.

El error está en pensar que un proyecto web empieza en el mero diseño y no se hace un verdadero esquema o documento guía, que tenga en cuenta los otros aspectos.

Este documento guía debe ser muy expreso en ciertas cuestiones, como el objetivo del sitio, el perfil del usuario, los objetivos de la organización, las metas que se persiguen dentro de cada una de las aplicaciones y además debe poseer un estudio de los otros sitios ya existentes, observando en él, todo lo que se consideren ventajas o desventajas.

Este denominado análisis de contextos, debe analizar específicamente a la competencia, los contenidos que se manejan, la tecnología empleada y uno especial de estadísticas de usabilidad de las páginas. Finalmente se deben anexar unas conclusiones.

Posterior a todo este estudio,  se puede empezar a hacer un inventario, con todo aquello que se quiere haga parte de la página o proyecto web, esto surge de los dos estudios anteriores, pero sobre todo se debe tener en cuenta a los usuarios, sus gustos y afinidades.

Para comenzar el diseño en sí, se debe contar con la información recogida por el comunicador, ya que ésta dará más luces al equipo para direccionar el proyecto. Se debe saber si se van a utilizar los elementos que hacen parte de la imagen corporativa de la empresa, como logos, slogans, colores.

Como inicio siempre se debe tener alguna frase corta, para ubicar a los usuarios y decirles exactamente en donde se encuentran. Esto puede emplear, para tener mejores resultados, los medidores SEO y SEM, que son un estudio de las palabras claves más utilizadas en la red. Esto permite que se ubique la página o el portal en un nicho específico y además que el sitio esté en los primeros lugares de búsqueda.

Esto último va acompañado de un Card Sorting,  que no es más que un mapa virtual y mental de los usuarios y cómo  estos utilizan las palabras. Y de un Blue Prints, que consiste en un mapa de navegación que incluye palabras claves, pero en este caso para bajar los hipervínculos.

Existe otra herramienta denominada wireframe que hace una búsqueda y proyección, de cuál sería el resultado final de la página.

Buen contenido

Para el contenido se debe contar con el comunicador, quien organizará los textos, en concordancia con los links que vaya a tener el sitio: información institucional, productos o servicios, contactos, servicio al cliente, catálogos, galerías. Etc.

La idea es que la información sea corta pero contundente, ya que los usuarios de internet, generalmente no gustan de textos demasiado largos. Eso si se deben observar todas las normas de ortografía, estilo, coherencia y sintaxis.

El papel del comunicador también debe ser el de un asesor de la imagen de la compañía, que pueda detectar, cual es el fuerte de la empresa y lo que más se debe destacar en cuanto a contenidos.

Es importante que el comunicador entre en relación con la empresa, que la pueda visitar y hablar con las directivas, así como con las otras personas que hacen parte de la organización. Esto sirve para tener más claro el objetivo de la  web.

Ya con el diseño elaborado y los textos, se debe pasar a algo de capital importancia y es la ingeniería que se va a emplear, para permitir una excelente usabilidad y navegabilidad. Allí el papel del ingeniero es fundamental, ya que él recomendará exactamente lo que se requiere para que la página sea sencilla y dinámica.

Esta es una de las más importantes temáticas de un sitio web, ya que generalmente los navegantes califican mucho los sitios, de acuerdo a la rapidez y la funcionalidad del mismo.

La ingeniería también está estrechamente vinculada con el uso de los aplicativos, es decir todas aquellas herramientas de interactividad, que permiten una relación más cercana entre la empresa y los usuarios.

Para la administración de la página también se debe contar con elementos sencillos, es mejor que la página sea totalmente autoadministrable, con eso la empresa tendrá la opción de editar, agregar o quitar contenidos.

Se puede recomendar, en este último aparte,  que se alimente la página periódicamente, ya que ésta es otra de las características de las cuales están muy pendientes los usuarios.

Son muchas las cosas que se deben tener en cuenta,  entonces, para el diseño de un proyecto web. No se trata solo de imagen, esta debe estar acompañada de una buena dosis de contenidos y de ingeniería.

Periodista Digital, Ricardo Rodríguez

Equipo Mipagina.net

Envíanos un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.