La crisis económica sin lugar  dudas que cambia los hábitos de consumo. En esta crisis, una de las más profundas y prologandas de los EE.UU., los consumidores han hecho cambios drásticos en la manera de comprar.

Ahora los norteamericanos están realizando compras más planificadas, haciendo más cotizaciones de las que comunmente hacían. Por ejemplo, los víajes, que es uno de los rubros más importantes, se han vuelto cosa de pensarlo bastante, disminuyendo su ritmo o cambiando sus planes de acuerdo a la disposición de recursos.

Igual sucede con los bienes de consumo, donde no solo los usuarios buscan el ahorro, sino también los mismos fabricantes y minoristas, que se las han tenido que ingeniar para innovar en componentes, empaques, movilización y logística para que sean más económicos.

Toda esta innovació,n no solo es una medida momentánea con efectos a corto plazo, sino que seguramente llegará a cambiar la cara del comercio en los EE.UU y el mundo para siempre. Es posible que para los próximos años el paisaje sea otro diferente y algunos negocios suban mientras que otros bajen.

Por lo menos en lo que se refiere a los minoristas, se vendrán variaciones significativas
Algunos expertos en la materia preven, por ejemplo, que las grandes cadenas y el comercio electrónico serán los más beneficiados, pues en ellos han encontrado las pequeñas industrias una manera de ahorrar costos de mercadeo y publicidad, situación que se mantendrá vigente por mucho tiempo.

Las tiendas de gama alta en el sector de los comestibles, también tendrán un buen momento, pues en realidad la gente está tratando de asegurar sus necesidades básicas, comprando lo que en verdad necesitan y esto creará, por mucho tiempo, un redefinición en los conceptos de compra.

Otro sector que curiosamente subirán es el de los artículos para mascotas y las tiendas de a dolar, donde en la actualidad muchos consumidores encuentran una opción frente a los altos costos de los productos en grandes supermercados.

Nuevos medios

La ventas al por menor en general tendrán un auge y eso hará que las marcas ofrezcan cada vez mejores posibilidades de acceso a los productos o servicios, lo que las hará crecer aún más.

El mercado de la telefonía móvil seguirá en alza, máxime con los nuevos teléfonos inteligentes, que además se convertirán en aliados del mercadeo y la publicidad.

Es posible que se llegue a nuevos formatos de tiendas, desarrollando proyectos más pequeños de ventas al por menor para acelerar las compras.

Los medios digitales tendrán cada vez más espacio, no solo en los hogares sino en los sitios de comercio, donde los consumidores podrán interactuar con los vendedores y con los productos. Otras tecnologías como las Redes Sociales dispararán el consumo por recomendación y los negocios electrónicos por razones de comodidad y seguridad, se ampliarán.

Otro cambio importante, es que los nichos de mercado para las marcas serán más amplios, pues el acceso a la información cada vez se extiende más a distintos sectores de la población sin importar edad, raza, sexo o condición social. Esto como consecuencia del uso generalizado del internet.

En los Estados Unidos, sobre todo, la evolución y la ampliación demográfica tendrá un efecto significativo en el nivel de compras. A mayor cantidad de personas, más oportunidades de vender.

Mirar el panorama actual no es fácil, aunque en realidad las empresas siguen haciendo mucho para mantenerse y es bueno darles el crédito por ello. Pero definitivamente que con las dificultades también aparecen las oportunidades.

Las estrategías que están empleando hoy en día para salir a flote, les van a servir de mucho cuando vengan mejores épocasy entonces será el momento de recoger el fruto de los sacrificios.

Por Periodista Digital, Ricardo Rodríguez Guerrero
Equipo Mipagina.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.