Se denomina spam, correo basura o sms basura, a los mensajes no solicitados, no deseados o de remitentes desconocidos, habitualmente de tipo publicitario, enviados en grandes cantidades (incluso masivas) que perjudican de alguna o varias maneras al receptor. La acción de enviar dichos mensajes se denomina spamming.

De acuerdo con un reciente estudio del American Institute Radicati Group, el spam ocasiona un considerable costo a las empresas. En el estudio también se determinó  los tipos de soluciones que se pueden adquirir para este problema y cómo lo pueden llegar a  resolver de forma rápida y eficaz (siempre y cuando el filtro sea efectivo y detecte el spam).

Este tipo de correo basura también puede tener como objetivo los teléfonos móviles (a través de mensajes de texto) y los sistemas de mensajería instantánea como por ejemplo Outlook, Lotus Notes, etc.

También se considera spam a los virus sueltos en la red y páginas filtradas (casino, sorteos, premios, viajes y pornografía), se activa mediante el ingreso a páginas de comunidades o grupos o acceder a links en diversas páginas.

Los datos

Según este estudio, una organización de unos 1.000 usuarios, pueden gastar  1.8 millones de dólares (1.2 millones de euros) al año en la gestión del spam. De esos 1.8 millones de dólares, 7.000 se emplean en soluciones internas de gestión de la seguridad.

El espacio del disco duro desperdiciado por culpa del correo basura, cuesta a las empresas unos 220.000 dólares de media, empleados en recursos tales como nuevos discos duros, si quieren mantener un tráfico regular del correo electrónico, al mismo tiempo que tratan de enfrentarse al bombardeo masivo de correo basura.

Aún así, el coste real del spam es tan sutil, que pasa inadvertido: la pérdida de productividad debido al spam puede cuantificarse en 1.5 millones de dólares al año, en empresas de 1.000 usuarios. Este coste, sólo se acumula, con una media de un par de minutos de tiempo de cada trabajador, empleado sólo en la revisión de su correo y en la eliminación del spam.

Las conclusiones del estudio estadounidense, se aplican de igual forma a Europa, es decir, que el spam es un problema global. En otro estudio, antispameurope ha confirmado que el coste del spam para las empresas alemanas es de una media de 800 euros por puesto de trabajo.

Más importante aún es que hay una relación directa entre la tasa de reconocimiento del spam y los gastos generados por el spam. “Cuanto más alta es la tasa de reconociendo de detección del spam, más bajos son los costes totales”, explica Oliver Dehning, General Manager de antispameurope. “Un filtro efectivo puede reducir enormemente los costes totales, en comparación con un filtro que no lo sea”.

La importancia de la tasa de reconocimiento a la hora de considerar el coste puede verse claramente en este ejemplo: una tasa de reconocimiento del 99%, supone que 10 de cada 1.000 correos basura todavía continuarán en la bandeja de entrada. Sin embargo, si el 99.9% del spam es bloqueado, significará que solo un correo basura será entregado en la bandeja de correo. Cuando el volumen de spam es más alto, ésta aparentemente pequeña diferencia, tiene una significativa consecuencia en los resultados del coste.

El tiempo que lleva a una solución de anti-spam dar resultado, depende mucho de su tasa de reconocimiento. Los usuarios se han percatado de esto también: según un estudio de antispameurope, el 74% de los usuarios consideraban la tasa de reconocimiento como el criterio más importante a la hora de escoger un filtro antispam por encima de la detección de los falsos positivos (44%).  Oliver Dehning añadió finalmente que. “El principal objetivo de un filtro anti spam es, ante todo, parar el spam  y evitar que llegue a las bandejas de correo”.

Las medidas

Aun cuando no existen métodos para protegerse del spam, los expertos en seguridad informática recomiendan una serie de medidas, para reducir la cantidad de correo electrónico no deseado:

* Usar una imagen para la dirección de correo electrónico.

* En vez de poner el enlace a tu cuenta, usa una redirección (puede ser temporal o por un número de usos), y bórrala cuando recibas excesivo spam.

* Modificar la dirección para evitar el rastreo automático.

En los grupos de noticias y listas de correo:

* No poner el remitente verdadero en los post enviados.

* Si el archivo de mensajes a la lista es visible desde web, cambiar las direcciones de remite por una imagen, ocultarlas, o escribirlas de forma que sea difícil reconocerla como tal para un programa.

* Para evitar spam en una lista:

El foro puede estar moderado, para evitar mensajes inadecuados.

Rechazar correos de usuarios no suscritos a la lista.

Editado por Periodista Digital

Equipo Mipagina.net

Fuente: Puro Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.