El argumento es fuerte en ambos lados del asunto: ¿las redes sociales hacen aumentar o disminuir la productividad en el trabajo?

Es un tema abierto e histórico, donde la decisión podría determinar el destino de los negocios online dentro de las comunidades en red, sin embargo puede ser un tema que tal vez nunca tenga fin.

Por un lado el enfoque de los empleados y  por otro, el hecho de que consumen  gran parte de su tiempo y energía, en cosas para las que no fueron contratados. Las distracciones no reglamentadas, especialmente las de naturaleza adictiva como el internet, pueden ser potencialmente perjudiciales, tanto para el trabajador como para la empresa.

Estudios recientes han informado, sobre el desvío de la atención de los empleados al utilizar las redes sociales, disminuyendo de esta manera  la productividad;  incluso se ha llegado a hablar de  riesgos en la seguridad que plantean a la propiedad intelectual de las empresas y las consecuencias en la producción total y la eficiencia.

Decisión de las empresas

Es por eso que muchas compañías han tomado la decisión de bloquear el ingreso a este canal de internet. Caroline McCarthy de CNET, informó que el 54% de las empresas de EE.UU, bloquearon el acceso y un 19% la permite pero de manera restringida, sólo con fines comerciales. De esa cantidad, el 10% de las empresas encuestadas da permiso para el uso personal y el 16% permiten el uso  limitado.

En un número reciente de la revista Wired, Brendan Koerner de Nucleus Research, reveló un estudio según el cual Facebook representa un 1.5% de pérdida de la productividad total en oficinas, que equivale a unos 2,2 mil millones de dólares al año en el Reino Unido.

 En el contexto de la seguridad, Sophos publicó su Informe sobre Amenazas a la Seguridad en el 2010, poniendo de manifiesto que las redes sociales representan un riesgo muy importante.

Sophos informó que ha aumentado en un 70% el número de organizaciones que experimentan ataques de spam y malware a través de redes sociales. Y además añadió que el 72% de las empresas consideran que el comportamiento de los empleados en las redes sociales, podría poner en peligro su seguridad en los negocios, lo que representa un aumento del 66% de acuerdo con el informe anterior.

Aquí es donde las cosas se vuelven más delicadas y reales. Si consideramos lo anterior,  más de la mitad de las compañías han manifestado haber recibido spam a través de redes sociales y más de una tercera parte alegan ser víctimas del malware, también a través de este medio social. El número total de negocios específicos afectados por el spam, el phishing y el malware, ha aumentado espectacularmente,  del 33.4% en abril al 57% en diciembre del año anterior.

Según el estudio, los encuestados creen que Facebook es  la ofrece los más grandes riesgos, seguida por MySpace y Twitter.

Graham Cluley, Consultor Senior de Tecnología de Sophos, dijo en un comunicado publicado en CNET, que el equipo de seguridad de Facebook trabaja duro para contrarrestar las amenazas en su sitio, pero que no es una tarea sencilla con 350 millones de usuarios.» Pero no hay duda de que los cambios simples pueden hacer que los usuarios se sientan más seguros en Facebook . Sin embargo también se han presentado casos contrarios, por ejemplo cuando Facebook lanzó su nueva configuración de privacidad el año pasado, fue un paso atrás ya que alentó a muchos usuarios para compartir su información con todo el mundo en Internet”.

En busca del punto medio

Como dice el refrán, en cada historia hay tres puntos de vista, el tuyo, el mío y la verdad. En algún lugar de este debate se debe encontrar ese punto medio.

No es la primera vez que la innovación y la tecnología son el centro de debate y preocupación. Desde el teléfono convencional, pasando por el móvil, los Pcs personales, los cuadernos electrónicos, el email y los juegos interactivos, siempre ha existido algún medio de distracción en los lugares de trabajo.

 En el mismo artículo de Wired se dan las luces de una realidad, ya que la responsabilidad total no puede ser endilgada a las rede sociales. Facebook y Twitter pueden ser herramientas que perfectamente empleadas pueden hacer el efecto contrario, es decir generar más productividad. Todo está en las manos de quien las use.

Los estudios que acusan a las redes sociales de ser una distracción y de reducir la productividad, no han revelado que ésta siempre ha sido una constante dentro del trabajo, ya que los seres humanos no fueron diseñados para mantener una atención constante en las tareas asignadas, necesitan un descanso periódico para aliviar el stress y la presión.

Dedicando un espacio de tiempo a otras actividades más lúdicas, se pueden despejar los detritos mentales, que permite volver a la realidad y a los problemas cotidianos, observando las cosas con ojos frescos,  en un proceso que los investigadores llaman la creatividad de la incubación.

De aquí se puede concluir que todo debe partir de la moderación y la responsabilidad. En la segunda parte de este artículo se ahondará más en este tema y se darán datos reveladores de lo que piensan los usuarios de las redes al respecto.

Traducido y editado por Periodista Digital

Equipo Mipagina.net

Fuente:  Brian Solis de su Nuevo libro Engage

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.